Los fetos bostezan en el útero y así dan un indicio de su salud

Publicado: 1:19 am  •  en: Exámenes y Patologías, Prenatal  •  Sin comentarios

En forma progresiva, los estudios con imágenes sobre la evolución del embarazo han ido revelando la vida íntima del feto, con miras a cuidar de su salud desde sus primeras semanas de desarrollo. Entre las acciones detectadas está chuparse el dedo, sufrir de hipo, tragar líquido amniótico y estirarse, entre otras.

Ahora se agregó un estudio de las universidades británicas de Durham y Lancaster, el cual observó a 15 fetos saludables, de ellos 8 niñas, detectando que bostezan en el útero, acción que con el paso de las semanas va disminuyendo en frecuencia.

“Al observar que esto sucede por igual en niños y niñas sanos, y que los bostezos se reducen en frecuencia desde la semana 24 a la 36, podemos pensar que se trata de un signo de desarrollo fetal normal”, explica a “El Mercurio” uno de los autores del estudio, el doctor Nadja Reissland, del Departamento de Psicología de la U. de Durham.

Cuatro dimensiones
La investigación se realizó utilizando un escáner 4D. Esta tecnología da un paso más allá de las fotos que toma un escáner 3D, ya que agrega el movimiento durante un tiempo determinado. En esta ocasión, el examen se realizó a las 24, 28, 32 y 36 semanas de gestación a todos los fetos.

Esto permitió a los investigadores identificar los bostezos con perfección, descartando las ocasiones en que el feto abre la boca sin estar bostezando. De más de 58 escáneres se registraron 56 bostezos y 27 aperturas de boca. Antes, ambas acciones se confundían, y muchos científicos dudaban de que los fetos bostezaran. Este trabajo no deja dudas al respecto, y “por una serie de condiciones, creo que el bostezo es un reflejo de cómo el cerebro va madurando”, explica Reissland.

Además, la condición fetal misma, de estar aislado de otras presencias, deja fuera de juego una serie de teorías del bostezo. Por ejemplo, que se trata de una forma de comunicar a los demás el aburrimiento o el cansancio. Este descarte, para Reissland, refuerza la idea de que es un indicador de madurez del sistema nervioso.
En su opinión, ahora se debería estudiar el desarrollo de fetos con problemas como en el caso de “niños que presentan retraso en su desarrollo o que son hijos de madres que beben alcohol o que fuman durante el embarazo”, dice.

Existe un antecedente en esta materia: un estudio de la U. de Cornell demostró que los fetos anémicos bostezan con más frecuencia que aquellos sanos.

Fuente: Facemama.com-El Mercurio

Escribe un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *