Parto distinto o especial: dar a luz durante Nochebuena o Año nuevo

Publicado: 1:14 am  •  en: El Parto  •  Sin comentarios

El parto en Navidad o Año nuevo no debe poner nerviosa a la  futura mamá
Cuando se acerca el momento de dar a luz, a la futura mamá le asaltan las dudas y los miedos de última hora. Suele ocurrir que si ocurre en Nochebuena o Nochevieja, los nervios se multiplican. ¡Y no debería ser así! Te contamos por qué.

Algunas madres y especialistas de una gran maternidad aseguran que la asistencia al parto en estos días festivos es igual de profesional que en cualquier otra fecha. Y, además, se realiza con la ilusión de que quizá el bebé venga al mundo con el privilegio de ser el primero del año.

Tras 47 años asistiendo partos, el doctor Antonio González, del Hospital Materno Infantil La Paz de Madrid, reconoce que los días de Navidad son especiales, porque hay un ambiente festivo, pero eso no supone que la labor asistencial esté desatendida. “El personal sanitario intentamos cenar juntos, cuando la situación lo permite, y somos más tolerantes con las madres y su familia. El horario de visitas se amplía para que puedan comer juntos y las mamás no se encuentren solas en fechas tan entrañables”.

Tantos años en la maternidad le han permitido asistir con orgullo al nacimiento del primer bebé del año en el hospital e incluso de toda España. “El niño que nace más temprano recibe la visita del director de la maternidad y de los médicos”.

¿Sí o no a los viajes?
Es recomendable evitar los desplazamientos largos a partir de la semana 38ª, cuando el embarazo está casi a término. “Hemos visto niños que han nacido antes de llegar al hospital porque sus padres no han podido llegar”, dice el doctor Antonio González. Pero si se acude a cenar o comer a un lugar no muy alejado de la maternidad, no hay problema. Eso sí: mejor llevar la maleta para el hospital y los papeles del embarazo y contar con un vehículo que pueda llevar a la futura mamá al hospital.

En las maternidades públicas es muy difícil que se autorice adelantar el parto, si no existen razones médicas que lo aconsejen, porque entre el 40 y el 50 por ciento de los partos programados terminan en cesárea, frente al 19 por ciento de los partos, que se inician solos. Algunos centros privados autorizan el adelanto del parto para asegurarse de que lo asistirá el ginecólogo que ha seguido el embarazo, si este ha llegado a término y el cuello uterino está dilatado.

En Navidad la plantilla es la misma que cualquier otro día de guardia y, al ser festivo, se refuerza con un obstetra más, ya que se pasa visita a las habitaciones, como en cualquier otra fecha.

Anestesistas, neonatólogos, matronas y ginecólogos están pendientes de las madres e, incluso se realizan análisis de sangre del feto a cualquier hora del día, si se sospecha que no está recibiendo suficiente oxígeno y hay que realizar una cesárea de urgencia, siguiendo los protocolos médicos.

¿Cenar normalmente?
El doctor Antonio González insiste en que no hay que preocuparse. Aunque lo ideal es entrar a quirófano con el estómago vacío, si el niño tiene que nacer y es necesaria una intervención, los médicos ya disponen de técnicas para solventar este problema y otros que puedan presentarse. Así que la madre puede cenar tranquilamente estas noches tan especiales en familia, sin el temor de ponerse de parto antes de tiempo y perjudicar a su bebé.

Fuente: Ser Padres.es

Escribe un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *