Archivo para categoría: Exámenes y Patologías

Infertilidad y estrés, mala combinación

Publicado: 10:00 am  •  en: Antes del embarazo, Exámenes y Patologías, Paternidad  •  Sin comentarios

La incapacidad para concebir un hijo es extremadamente estresante para las mujeres que pretenden formar una familia.
Así lo indica un estudio, publicado en la revista Human Reproduction, sobre pacientes de los cuatro países europeos con mayor número de ciclos de reproducción asistida: Francia, Alemania, Italia y España.
«La infertilidad produce un conjunto variado de emociones que influyen negativamente en áreas clave de la vida de las mujeres», explica a SINC Juan García Velasco, uno de los autores, que es director del Instituto Valenciano de Infertilidad y profesor titular de Obstetricia y Ginecología de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. «Se asocia con humor depresivo, ansiedad, rabia, desajuste cognitivo y baja autoestima», continúa.
El trabajo no solo analiza el impacto emocional de la infertilidad en las mujeres sino que además identifica qué aspectos de la estimulación ovárica contribuyen al estrés físico y psicológico que tantas pacientes padecen.

Fracaso
Las 445 mujeres del estudio, de entre 18 y 44 años, habían tenido dificultades para concebir. Mientras que algunas no se habían sometido aún a tratamiento de fertilidad, otras lo estaban recibiendo o lo habían hecho en los últimos dos años.
De ellas, casi un tercio se mostraron preocupadas desde el momento en que intentaron quedarse embarazadas y cerca de la mitad se habían sentido avergonzadas o que fallaban como mujeres.
Entre las mayores causas de estrés, destacan la ansiedad asociada a las inyecciones y al deterioro de la relación de pareja. En este sentido, las mujeres que reciben tratamiento se mantenían más cerca de su pareja (el 33% frente al 19%). La mayoría de las participantes sintió que su pareja la apoyaba, especialmente las que recibían terapia de fertilidad (un 63%).
Las mujeres en tratamiento dijeron tener mayor ansiedad relacionada con el sexo y emociones negativas, como impaciencia o frustración. Mientras que las que no estaban en tratamiento decían sentirse «confusas», las sometidas a terapia se encontraban, en su mayoría, «vulnerables y exhaustas».
A pesar de reconocer la limitación de la edad, el 68% de ellas nunca pensó que tendría problemas a la hora de concebir.
Según García Velasco, «para disminuir los desafíos físicos y psicológicos de estos tratamientos sería necesario un protocolo de actuación con las mínimas inyecciones y con más información que disminuya el estrés y aumente la satisfacción del paciente».

Dos años
«La infertilidad puede afectar significativamente a la vida de las mujeres y las relaciones personales – subraya García Velasco-. Sin embargo, a pesar del impacto negativo de la infertilidad, muchas de las mujeres que luchan para concebir no consultan a un médico».
El deseo de esperar para ver si el embarazo ocurre de forma espontánea es el motivo principal de esperar dos años de media para iniciar un tratamiento. Para los autores, este retraso produce ansiedad y es fuente de arrepentimiento.
Cerca del 58% piensa que esperó demasiado. «Estos resultados muestran la necesidad de intervenciones educativas dirigidas a los miedos de los pacientes, que les preparen mejor para las exigencias del tratamiento y las emociones asociadas», concluye.

Fuente: ABC.es

Crecen las malformaciones congénitas en embarazos múltiples

Publicado: 8:06 pm  •  en: Embarazos de alto riesgo, Exámenes y Patologías  •  Sin comentarios

Embarazo

Con información de más de 5,4 millones de partos en 24 años, un equipo halló que los defectos congénitos aumentaron de 6 a 11 de cada 10.000 embarazos múltiples.

“La importancia de saberlos es doble. Primero, para asegurarnos de que contamos con los servicios adecuados para las madres y los bebes. Segundo, para comprender la relación”, dijo Helen Dolk, autora principal del estudio.

Dolk, del Centro para la Investigación Materna, Fetal e Infantil de la Universidad de Ulster, en Irlanda del Norte, dijo que con su equipo sabía que los embarazos múltiples estaban creciendo y que esos bebés tienen alto riesgo de desarrollar malformaciones congénitas.

Para el estudio, los autores, que publican los resultados en BJOG: An International Journal of Obstetrics and Gynecology, analizaron la tendencia en los embarazos de 14 países de Europa entre 1984 y el 2007.
En los 5,4 millones de partos revisados, los nacimientos múltiples habían aumentado un 50 por ciento. El 3 por ciento de los partos había sido de un embarazo múltiple.

El 4 por ciento de las 148.359 malformaciones congénitas graves en esos partos ocurrió en bebés de nacimientos múltiples.

Pero en los 24 años revisados, la cantidad de malformaciones congénitas casi se duplicó, con un pico entre el 2000 y el 2003 de 12 malformaciones por cada 10.000 embarazos múltiples.

El aumento más grande fue en los defectos congénitos sin anormalidades cromosómicas, como las deformaciones físicas, que pasaron de 6 por cada 10.000 partos entre 1984 y 1987 a 11 por cada 10.000 al final del estudio.
El riesgo de malformaciones congénitas era un 27 por ciento más alto en los partos múltiples que en los partos de bebé único.

Para los autores, esta tendencia podría atribuirse en parte al aumento del uso de la fertilización in vitro (FIV).
El equipo recomendó que las parejas que opten por ese tratamiento, consideren la transferencia de un solo embrión. Aunque eso no reduce el riesgo de malformaciones, influirá en los resultados del embarazo y agregará menos presión sobre los padres y los recursos.

“El mensaje se mantiene: los riesgos son bajos. La mayoría de los bebés de embarazos múltiples o por FIV nacen sanos, pero son muchos los motivos por los que la transferencia de un solo embrión es mejor que la de múltiples embriones”, dijo Dolk.

FUENTE: An International Journal of Obstetrics and Gynecology, online, febrero del 2013

Confirman que smog reduce el peso de los niños al nacer

Publicado: 6:38 pm  •  en: Exámenes y Patologías, Post-parto mamá y bebé, Prenatal  •  Sin comentarios

Las madres que viven en ciudades contaminadas tienen mayor riesgo de tener hijos con menos peso al nacer.
Así lo estableció un estudio realizado en 3 millones de niños en 14 centros de salud en Estados Unidos, Francia, Italia, Reino Unido, Holanda, Brasil, Corea del Sur, Australia, y Canadá.

La investigación indica que la presencia de partículas contaminantes gruesas o finas en cantidades mínimas, influyen en el riesgo de menor peso, que a su vez, se asocia a mayor riesgo de mortalidad perinatal, problemas cardiovasculares en la etapa adulta y afecciones respiratorias a corto plazo, entre otras.

los expertos aseguran que hay una asociación positiva entre la contaminación y el bajo peso. El doctor español Mark Nieuwenhuijsen señaló que “se cree que el smog podría generar estrés oxidativo en las células de los bebés, alterándolas”.

En tanto, algunos expertos en Chile insistieron en la necesidad de abordar más seriamente el tema de la contaminación. En los episodios de contaminación severos hay que informar y ayudar a las embarazadas y a la vez, difundir la pertinencia de cuidar y entregar afecto a los recién nacidos, con el fin de mitigar los negativos efectos.

Fuente: Environmental Health Perspectives